Cielo encapotado

Ir abajo

Cielo encapotado

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 15, 2012 1:17 pm

-Por aquí, Edelmut.

La subdirectora abrió la puerta de la sala donde habitualmente se impartían las clases de Astronomía. Para comenzar no quitó ojo del recién llegado para calibrar la reacción del mismo. Con su aire extrañamente irresistible habitual, sus pasos firmes y su similitud con un ave de presa, se paseó alrededor del nuevo profesor.

-Esta sala es uno de los orgullos de esta escuela. Espero que sea de su agrado y que cumpla todas sus expectativas como profesor.

Desde luego que no se podía negar lo impresionante de dicha sala. Era circular y amplia, con un enorme techo abovedado a más de quince metros de altura del suelo, de una piedra tan fina y amoldable a todo tipo de luz que casi pareciera ser cristal.

-Esa bóveda está hecha a base de una fusión de piedra estelar y resina de árbol lunar para conseguir que los hechizos de simulación de cuerpos celestes tengan una adherencia total y una fidelidad del 100%. Con respecto al suelo...

En suelo estaba enmoquetado en negro con una tela muy peculiar que absorbía la luz pero reflejaba algunos matices en particular.

-...es una tela extraída de un matorral bastante raro que solo crece en el Nilo, tejida por auténticas artesanas. Absorbe la luz,repele la suciedad y es cómoda y delicada. Su tono oscuro y su capacidad de reflexión selectiva es fruto de la unión de dicho matorral con tinta india semiviva en estado plasmático desde la raíz. Con ello los alumnos podrán literalmente nadar en el cielo nocturno con su asesoría, Edelmut.

Ludwika se calló unos segundos. Se notaba que se sentía profundamente orgullosa explicando las maravillas que la escuela escondía entre sus entrañas de piedra y metal.

-Siento si me he explayado demasiado. Hábleme un poco de sí mismo, por favor. Un poco de historia personal, expectativas, proyectos...


Última edición por Nana el Lun Sep 17, 2012 12:16 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cielo encapotado

Mensaje por Invitado el Lun Sep 17, 2012 12:05 pm

Letze estaba fascinado por la belleza de la sala en la que se encontraba. No podía creer que estuviese a su cargo. Era una responsabilidad bastante grande el ser profesor, y sólo comenzó a darse cuenta en ese instante. Su estómago se hundió por el miedo y tuvo que apoyar sus inquietas manos en él… Todo para luego volver a enlazarlas en movimientos desordenados.
Había bastantes cosas que le producían estrés.
¿Una escuela de prestigio como era y le dejaban entrar a enseñar siendo un novato recién excluido de la etiqueta “estudiante”? A esto se le sumaba la inquietante subdirectora con su aparente entusiasmo y esos movimientos tan meticulosos...
En fin, bueno era tener trabajo… Y si quería conservarlo sería mejor que se diese prisa en contestar la pregunta y demostrar que estaba más que capacitado para el puesto.
Se aclaró la garganta.

-Descuide, son datos interesantes y es un placer escuchar que la escuela dota de tanta clase.

Apartó la mirada de la moqueta, posándola un instante sobre los ojos de la subdirectora. No pudo sostenerla. Buscó cómodamente algún detalle de la bóveda al cual aferrarse mientras proseguía:

-En cuanto a su pregunta… Es mi primer año dando clases, así pues mi principal preocupación es conseguir que los alumnos se interesen en la materia, demostrar que estoy a la altura para dar clases, que mis alumnos aprueben… Tengo un plan, unos cuantos de hecho, empezando por la historia de la astronomía y terminando por la astrobiología… dependiendo de los cursos, claro.

Llevaba muchísimo tiempo hablando, más del que estaba acostumbrado. Se pasó la lengua por los labios, intentando mantener su expresión impasible. La última pregunta siendo la que menos interés tenía en responder, la hizo breve.

-Verá, mi historia no tiene misterio... Mis padres son dos sangre pura, lo que me convierte en uno. Me metieron en una escuela de magia a los once años y a los diecisiete me decanté por la astronomía.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cielo encapotado

Mensaje por Invitado el Vie Sep 28, 2012 3:03 am

-Un historial sencillo pero impoluto, por lo que veo. Sin embargo su poca experiencia laboral se nota.

Se paseó a su alrededor con aquella mirada suya tan característica capaz de destensar sus aparentemente duras palabras.

-Sin embargo no valoramos la experiencia previa sino el ir creciendo uno mismo y desarrollándose con nosotros. La mayoría de los que estamos en Kurowski, empezamos como novatos estrenándonos en estos muros, y hemos llegado a crecer como profesores y como grandes magos aquí dentro. Yo misma sin ir más lejos. Realmente preferimos almas incorruptas entre nosotros.

Una breve pausa. La mujer lo miró directamente a los ojos sin alterar la expresión lo más mínimo.

-El mismísimo Gran Director ha querido que forme parte de nuestra familia. Digamos que usted es un "elegido". Habilidades especiales, un talento innato y un potencial superior al de la mayoría, son los criterios por los que el Gran Director se rige. Y por tanto yo, como su mano derecha, voy a ser flexible pero muy exigente. Es mejor que compartamos todo tipo de apreciaciones y dudas desde un principio con el fin de que pueda sentirse como en casa lo más pronto posible.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cielo encapotado

Mensaje por Invitado el Lun Oct 08, 2012 12:48 pm

-Sin embargo no valoramos la experiencia previa...

Y aquí es cuando pilló a Letze totalmente por sorpresa.

“¿Qué? Muy bien Letze, tanto miedo por no querer parecer un inseguro de mierda, que ahora se van a creer que vienes con los humos subidos con tu pedazo de actitud repelente.”

Se paseó preocupado la mano por encima del pecho, que fue ascendiendo lentamente hasta acariciarse el cuello por delante, donde tenía la nuez. Comenzó a darse pequeños pellizquitos en ella, jugueteando nervioso, preocupado por la impresión, probablemente errónea, que le había causado a la subdirectora.

“Mierda, si es que sabía que nada bueno podía salir de ocultar parte de tu verdadero yo. ¿Qué más? ¿No hablarle del miedo que le tienes a cada futuro alumno que tengas que enseñar? Bueno… No. Eso está en proceso. No tiene porque saberlo. Sería como decirle a un carnicero ¡Hola! ¡Vengo a trabajar para ti, pero me da miedo cortar carne!”

-...sino el ir creciendo uno mismo y desarrollándose con nosotros.

“Oh. Vale... Creo que será mejor que me centre. ”

Escuchó con atención las aclaraciones que la subdirectora le tenía que dar hasta que dejó de hablar unos instantes. Levantó la vista y vio como Ludwika le miraba fijamente con esa mirada tan intensa a la vez que espeluznante. Parecía estar viendo paso a paso cada uno, hasta el último, de sus secretos mejores escondidos con esa radiografía mental mientras que él no podía escapar esos lazos que ataban sus ojos, color sandía, a aquellos tan oscuros. Le resultaba muy desagradable.
La subdirectora volvió a hablar. Una vez dio por sentado de que tenía permiso para contestar, comenzó de nuevo a cavilar, esforzándose e intentando no mostrar el miedo que le recorrió el cuerpo cuando escuchó las historias de “familia” y “elegidos” que le estaba intentando inculcar.

"Esto atufa a secta. Sabía yo que tanta perfección en el colegio y tanto niño bueno tenía que tener una pega. Esas frases que me dice de que puedo mejorar y crecer hasta adaptarme... Eso es bueno. Eso... Eso es bueno, sí. Hasta que haga algo que no les guste y me echen a que me coman los lobos."

Letze tensó los hombros.

"Bueno… Bueno… De momento tienes trabajo. Tranquilidad."

Dio un par de pasos hacia atrás, y cambió su punto de apoyo de una pierna a la otra, sucesivamente. Cruzó las manos y las descruzó. Abrió la boca y habló por fin.

-Hay algunas dudas que querría aclarar con usted… Si es posible, claro está, que no sean dudas sobre el recinto o normas escolares, -"No, no. Esas las dejaremos para otro día..."-sino dudas sobre si yo sería adecuado para el puesto de trabajo,-"Lo dudo, lo dudo, lo dudo..."- ya que tengo algunos defectos problemáticos… -“Sí, problemáticos es la palabra que buscaba, aunque más que problemáticos son un puto desastre… Joder esa boca, a ver si luego se me escapa…”- que no encajan quizás con lo que busca el Señor Gran Director. Mi…- se apuntó a los negros surcos que le adornaban los ojos antes de dejar siquiera que Ludwika le respondiese- …insomnio. ¿Mi insomnio, por ejemplo?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cielo encapotado

Mensaje por Invitado el Miér Oct 17, 2012 12:23 pm

Ludwika lo miró cruzándose de brazos, intentando que sus ojos dijesen por sí solos un "¿y qué más da?". Sin embargo y por las dudas decidió entrar en cuestión.

-¿Y? Eso no es algo que nos importe en absoluto. Sus problemas personales son suyos, y con respecto a la salud, vaya a ver a Turull, nuestro médico. Estoy segura que sus conocimientos le serán de ayuda para su cuerpo y mente.

Letze se fijó que Ludwika se acariciaba las manos enguantadas.

-Con respecto a lo de "no encajar", quiero comentarle que todos los que estamos en Kurowski hemos sido seleccionados por el Gran Director desde antes de entrar siquiera al castillo. No le gusta perder el tiempo. Él estudia cuidadosamente a todos los que van a formar parte de nuestra institución, así que si usted está aquí es porque es el elegido, el idóneo para el puesto.

La subdirectora se dio un paseo alrededor del nuevo profesor, como un ave rapaz que revolotea a una posible presa.

-Cualquiera diría que no le gusta tener un puesto de trabajo aquí... Esa es la triste sensación que da...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cielo encapotado

Mensaje por Invitado el Lun Oct 22, 2012 10:17 am

Durante unos momentos la sala de astronomía guardó silencio hasta que el más alto de los inquilinos reaccionó a las palabras que le habían dicho.

-“¿Qué, QUÉ?”-¡No! -“¿¿Dios mío, pero que dice??”

La respuesta fue un poco brusca, pero no iba con mala intención. Sus manos se cruzaron suplicantes mientras se adelantaba unos torpes pasos hacia la medio arpía en los que metió un tropezón.

-Para nada pienso a-…¡Ay! Uy… Perdón…-“¡Mierda! ¡Sí, ahora cáete!”- No pienso así de ninguna manera. -Hizo un pequeño énfasis en la palabra ‘ninguna’- Solo que no puedo evitar pensar -“Para mi desgracia”- que es mucho para un simple novato como yo. -“Así que deja de intentar que me sienta culpable que sé que sabes que quiero el trabajo aquí. Sí, sí, ya ves que si lo sabes…”

El resbalón de Letze les había dejado a los dos bastante cerca el uno del otro. Estar tan cerca, a poco más de medio metro de alguien que infundía tanto pavor, no le gustaba… Optó por huir; mientras se remangaba las mangas de la camisa hasta los codos se giró para pasearse por el aula, observando (aún incrédulo) la calidad de la moqueta que estaba pisando.

-Aunque si dicen que soy la persona hecha para el puesto, tomo palabra de confianza -“Mas o menos”- Y no cuestiono más la decisión del gran director. Discúlpeme en serio, no quería sonar desconfiado ni impertinente… Es mi falta de costumbre a que defectos que saltan tanto a la vista sean aceptados con esa f-f…-“frialdad”- facilidad.

Todo el aire impasible que intentó en un principio mantener se desmoronaba poco a poco, aunque en una situación así, con una acusación como esa, lo normal era demostrar y negar la falsa acusación de manera natural. A estas alturas a Letze no le importaba si estaba tartamudeando, ni las pintas que haya podido tener ya que el punto principal estaba aclarado: Quería quedarse a enseñar astronomía en Kurowski.

“Y ya está. No sé si pretendía meterme miedo o que está haciendo la tía esta. A lo mejor es que me mete miedo para que le diga sí o sí que me quedo aquí para tenerme bien agarrado por las pelotas y que no me pueda arrepentir ni escapar. Tal y como lo ha dicho, no parecía ofendida de que no quisiese enseñar, era más bien una… Como decirlo… ¿Un aviso?”

Ensimismado se olvidó de Ludwika y se quedó pensativo mirándose los pies mientras se acariciaba las trenzas delanteras en una especie de trance.

“¿O es eso mucho pensar? Nah, soy demasiado paranoico y neurótico. Debería hacerle caso y visitar al médico que tienen… Podría ayudarme… ¿Turel? ¿Se llamaba Turel? ¿Cómo dijo que se llamaba? Bueno… Ya visitaré la enfermería y preguntaré ahí."

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cielo encapotado

Mensaje por Invitado el Miér Nov 14, 2012 12:42 pm

Ludwika simplemente se encogió de hombros sin variar la expresión, aunque en sus ojos se parecía estar leyendo claramente "pobre criaturita, está más despistado que una cabra en una feria".

-Cuando yo llegué aquí no tenía ni idea de enseñanza. Qué digo, ni de formas civiles. No tenía ni estudios siquiera, simplemente una habilidad especial pero nada pulida con las plantas, una cantidad de conocimientos monumentales pero indescifrables y mucho por temer. Sin embargo, míreme. Es una cuestión de pulirse. No estoy hablando de que otros le pulan, sino lo que la propia experiencia le da. Creo que ese es un claro ejemplo de que las primeras veces son, sin excepción, para todos los seres vivos del mundo.

Parecía que la subdirectora fuera a dar otro de sus inquietantes y acostumbrados paseíllos, pero sin embargo, esta vez no fue así.

-No se le va a juzgar si tiene problemas de adaptación en un principio. Aquí hay todo tipo de fierecillas completamente adaptadas a un sano entorno: personas con problemas incurables, vampiros, licántropos, duendes, squibs, y puede que... -un ligero tic en la sonrisa detuvo en décimas de segundo el ritmo de su discurso. -... hasta arpías. Es decir... Que no rechazamos nada, siempre y cuando quiera formar parte de nuestro centro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cielo encapotado

Mensaje por Invitado el Mar Dic 25, 2012 11:58 am

Mientras atendía las palabras que le decía la subdirectora, le inundó un reconfortante sentimiento de aceptación. Había dado por sentado de que Ludwika era una mujer fría y manipuladora, pero ahora que estaba viendo otra faceta suya y había escuchado su pequeño discurso podía confiar en que verdaderamente quería lo mejor para él.

“¡Vaya…! ¡¡Ay jo…!!”

Letze se adelantó unos pasos seguros hacia la pelirroja, sonriendo con cara de bobo, totalmente transparente.

“A esta mujer le daba yo un abrazo ahora mismo que… ¡¡Que no se!! ¡Se lo daba! … Bueno no… Me da vergüenza jeje… Y no, que quizás me mata o me parte un brazo o me come o algo…”

-Mu-Mu-Muchísimas gracias… Es muy reconfortante si le soy sincero, ¿sabe?-
Soltó una breve carcajada.

Se mordió el labio inferior, con ganas de palparse la cara y dar saltitos de alegría mientras chillaba como una colegiala viendo en vivo a su mayor ídolo televisivo…

-Con gusto trabajaré como profesor en la escuela, y prometo dar lo mejor de mí para que la adaptación de la que habla sea lo más rápida posible- Se acarició una vez más sus características trenzas, y en esas sin saber bien qué hacer ni qué decir, fantaseó con cómo serían sus futuras clases.

“Oy, oy… ¡Imagínate! Me dirán 'buenos días profesor Edelmut'… Eso dirán quienes me conozcan y vean por los pasillos, sí, sí… ¡Mis alumnos! ¿Tendré muchos? ¡¡Que ilusión!!”

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cielo encapotado

Mensaje por Invitado el Dom Dic 30, 2012 12:38 pm

Ese entusiasmo desmesurado que emanaba del tímido profesor novato le provocó una risa agradable a la subdirectora que, olvidándose de las formas dejó que esta fluyera a través de su garganta y sus labios con naturalidad, suavizándole las facciones. Pasó su mano por el hombro de Letze y le dio unas palmaditas.

-Ese es el espíritu. Alguien con ganas y ánimos de superación. Estás admitido con buena nota. -Ludwika se permitió el tutearlo. Le caía muy bien, debía reconocerlo. -Sin embargo, voy a comentar esto sin rodeos. El jefe de la sección masculina, el profesor de Transformaciones, Fiedrich von Gottlieb, es un hombre menos tolerante. Con menos tolerante me refiero a... entre nosotros, es un poco reaccionario y bastante estirado, pero es un profesor admirable y todo un superdotado. Si te advierto sobre él es por si te afectan algunas de sus palabras o gestos despectivo solo porque no eres lo suficientemente ario. No te preocupes y que no te baje la moral. Tratarlo con respeto e ignorarlo en silencio cuando tiene esos arrebatos es lo mejor. Pero no creas que estoy hablando mal de él, es para que no te lo tomes tan a pecho, simplemente.

Una ligera tosecilla y uno de sus consabidos paseíllos al estilo ave rapaz, solo que en esta ocasión parecía más un rictus dinámico que una amenaza. No podía dejar de encandilarse con el nuevo profesor. Le recordaba a un águila joven de fuertes alas y miedo a las alturas que necesitara una guía hasta que pudiese surcar los cielos por sí mismo, de forma torpe por temer elevarse, pero con la belleza natural de su propio potencial.

-Pues todo en orden. Si hay alguna cosa más en la que pueda serte de ayuda... Ya sabes dónde esta mi despacho, así que cuando quieras, o durante las comidas, puedes acudir a mí. Y cuando te sueltes más, verás que hay muchos aquí con quien hablar.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cielo encapotado

Mensaje por Invitado el Dom Ene 06, 2013 1:13 pm

Letze aun moviendo sus manecitas del entusiasmo, palpado como había sido y elogiado de esa manera, no pudo reprimir algún que otro salto por el roce humano de la subdirectora. Sonrió ampliamente pero de manera tímida, mordiéndose desmesuradamente su grueso labio inferior.

-Sí, sí descuide, iré si tengo… Tengo… ¡Sí tengo alguna duda!- Torció los dedos de la mano y agitó el brazo como despedida, mientras veía como Ludwika marchaba.

Bajando los brazos comenzó a pasearse por la bellísima aula con soltura ahora qué estaba solo. Era similar a un niño pequeño que se encontraba con un parque vacío y podía jugar y jugar sin temer el cómo actuar ni que hacer a ojos de los demás; sin temer por si los demás niños jugarían con él y se integraba en su sociedad. Trapicheó con la moqueta un rato y toqueteó las paredes de su futura clase.
Susurró hacia sus adentros:

“Ahora que caigo…No tengo ni idea ahora mismo de donde esta el despacho jajaja… Jaja… ¡Qué desastre!”- Se llevó las manos a la cabeza y prosiguió a frotarse uno de sus cansados ojos- “Tengo que preparar el temario y habituarme a dar clases…”

Un pinchazo le recorrió toda la espalda. Esperaba con ganas dar clases a los alumnos, pero le inundaba el pavor, se le embotaba la cabeza y le surgían dudas por doquier. ¿Le aceptarían? ¿Sabría dar clases a sus alumnos? ¿Y si no les lograba enseñar nada? Y dar las clases podía ir bien, pero ¿podría relacionarse abiertamente con sus alumnos? Prefería no darle vueltas a temas delicados y se sentó en la suave moqueta, dejando que sus piernas flaqueasen.

“Sería mejor aprenderme donde esta cada cosa, porque querría dar las clases a oscuras… Así no me tropezaré… Sí, eso estará bien…”- Suspiró – “Que maja Ludwi.”

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cielo encapotado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.