La danza de los astros

Ir abajo

La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Jue Jul 19, 2012 10:39 am

-"Esto sí que no me lo esperaba...¿Estará bien que vaya? No sé, no sé... Todo esto me da muy mala espina..."

Llevaba como que un cuarto de hora parado en el mismo sitio, como si sus pies se negaran a obedecerle y estos se hubieran clavado automáticamente en el pulido suelo. El profesor de Estudios Muggles se encontraba sumido en un profundo conflicto consigo mismo... o más bien, debía llevar aproximadamente una semana así.

-"¡Pero es que no dio señales de vida y, de golpe, me envía una nota de que quiere hablar conmigo! ¿De qué? ¡¿Por qué?! ¡¡¿ME VIO?!!- El moreno se llevó las manos a la cara de la vergüenza que le invadió al recordar la siniestras pero sensual danza de Izabela. A pesar del pánico que le entró al verla deshacerse dentro de aquella inmensa hoguera, no podía negar que las curvas de su cuerpo eran muy insinuantes. En pocas palabras... estaba buenísima.- "No, no puedo. Me voy. Mejor me voy a mi despacho..."

Pero no se movió tampoco. Al final, y tras dejar escapar un quejumbroso suspiro lleno de nerviosismo, Boris avanzó los pocos metros que le quedaban y, sutilmente, llamó a la puerta del aula.

-¿S-se puede?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Miér Ago 15, 2012 1:01 pm

-Se podía pasar hace exactamente 16 min. Aun así, cuando entre tenga la amabilidad de poner la alfombra en la misma posición.

Dejó de anotar las notas de los exámenes de sus alumnos. Ya sabía a la perfección que nota había sacada cada uno, así que solamente los anotaba sin revisar los exámenes. Los enrolló los que había en la mesa y fue guardándolos… ya que tenía que despejar la mesa.

Cuando entro el profesor, cogió la varita y esperó. El profesor tropezó con la alfombra de la entrada de camino al gran escritorio. Se tambaleó de tal forma que parecía que iba a caerse, pero consiguió permanecer en equilibrio.

-Lo-lo siento. Era esta alfombra ¿no? Ahora la pongo e nuevo en su sit..

-¡Colloportus Evanesco!

De la puerta sonó cerrojos que se cerraban a la vez que la puerta iba desapareciendo completamente del muro, dejando un vacío. Boris dio un pequeño sobresalto. Miró a Izabela y a al hueco alternativamente hasta que clavó la vista al suelo y tragó saliva.

Puso buenamente como podía la alfombra en la misma posición, aunque sus nervios no le dejaban para más. Vaciló y se puso enfrente del escritorio.

-Puede sentarse Boris, esto no es el despacho de la subdirectora… le recuerdo que es profesor.

Abrió el segundo cajón de su escritorio, donde guardaba papeleo ordinario, autorizaciones y algún que otro objeto confiscado. Tomó un pequeño sobre que iba dirigido a ella y lo puso en la mesa. Además sacó pequeños pergaminos que se la citaban para una audiencia.

-Hace ya varias semanas que ha querido charlar conmigo sobre el tema de su clase optativa…- Se quitó su pesado mantón opaco dejando al descubierto un fino encaje negro que seguía hasta su seno. La fina tela dejaba imaginar parte de su cara y sus senos.- Así que antes de darle mi respuesta tendrá que exponerme la tesis de su clase por temas burocráticos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Miér Ago 22, 2012 6:05 am

Izabela 1. Boris 0.

El profesor de estudios Muggles tragó saliva varias veces, se aclaró la garganta de forma ridícula e intentó sonar todo lo lo formal que pudo.

-Bueno...- Gallo en la primera palabra. Error fatal. Sintió su cara enrojecer pero intentó mantenerse firme y seguro de sí mismo. La propia Izabela se lo acababa de recordar: él ES un profesor.- Bueno... siempre ha sido un tema muy delicado en las escuelas y, veras, como también he sido estudiante aquí, he visto o sabido de cosas que no me han parecido ni buenas ni seguras, y estoy seguro de que ese tipo de situaciones se siguen dando ahora y, seguramente, con más regularidad.- Se estaba luciendo. Frases mal construidas y sin hablar explicitamente de un tema que él mismo había expuesto en sus papeles como algo de lo que se debe hablar ABIERTAMENTE.- Pienso que es importante que los alumnos sepan cuidarse para evitarles ese tipo de males y... para proteger el honor de la escuela.

Podía ser torpe, pero no idiota. Sabía que tanto Izabela como Ludwika valoraban el nombre de aquella escuela y al Gran Director más que a su propia vida. Si tenía que convencerlas, debía decir algo que no pudieran refutar porque se contradeciría con sus ideales.

-Si se empiezan a dar embarazos no deseados o algún tipo de enfermedad de transmisión sexual, los padres optarán por echarnos las culpas a nosotros primero. Creo que es una buena forma de evitar conflictos.- Aclaró con solemnidad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Jue Oct 04, 2012 11:34 am

-Las normas son bastantes claras, los castigos bastantes severos y la expulsión del centro es el horror de cualquier padre de bien. Tantos alumnos como padres saben a lo que se exponen…

Miró hacia un lado y encontró su carrito de té que lo atrajo hacia ella con su varita.

Al instante la tetera de porcelana blanca emitió un silbido indicando que acaba de hervir el agua. De la bandeja inferior empezó a sacar tres tazas y disponerlas en la mesa. Después le sirvió a Boris el té que normalmente tomaba y se lo ofreció.

-Ah…gracias Izabela.

-Siguiendo con el tema, aunque las reglas sean bastante explícitas… si nuestro Gran Director permiten que ocurran es porque debe de ser lo correcto. Después de todo sus cuervos siempre nos están cuidando.

Se sirvió su te. Cogió una cucharilla y echó dos cucharas de azúcar en la taza. Removió un par de vueltas y por último se llevo la cucharilla a la boca.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Mar Oct 16, 2012 2:25 am

Aquella imagen de cómo la curva de la cuchara resaltaba el volumen de los carnosos labios de Izabela le resultó obscena y, para qué negarlo, terriblemente erótica. Desvió la mirada hacia cualquier otro punto de la estancia que lo alejara de aquellos pensamientos lascivos e involuntarios, aunque una vez que el cerebro cogía aquella dinámica, hasta una pared en blanco se transformaba en algo sexual.

-No digo nada en contra de las decisiones de El Gran Director, pero sí que pienso que deberíamos tomar cartas en el asunto para que en lugar de tener que ocuparse de 100 problemas, se ocupe solo de 20. Quiero que los alumnos estén bien en esta escuela y no tentarles a que hagan locuras.- Explicó el moreno mirando de forma hipnótica la taza que tenía delante. Su reflejo en aquella infusión se le hacía ridículo.- Yo fui alumno en este colegio y puedo decir que me enteré de cosas que no estaban nada bien y que, seguramente, todavía se estén repitiendo... ¿Qué tiene de malo evitar repetir los errores pasados? Y... ¿por qué has sacado tres tazas?- Preguntó el lituano al percatarse que había un elemento sobrante en la mesa.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Lun Oct 29, 2012 7:26 am

-Le recuerdo Boris que yo también he estudiado en esta escuela y en la actualidad, le puedo asegurar que ya han ocurrido ese tipo de cosas de las que habla, pero lo que no me ha respondido es si al Gran Director le parece bien que ocurran o le parece mal que ocurran. - Izabela sopló su taza y tomó un sorbo. Después la dejó en su lado derecho. – Lo de la taza es… por si llego a romper mi taza más tarde.

Inclinó la cabeza y empezó a desabrochar el broche que le sujetaba la mantilla de encaje por detrás. De un pequeño tirón se quitó su velo misterioso mostrando sus rasgos. Su pelo recogido se deshizo en una gran melena castaña. Su piel blanca resaltaba sus labios rojizos y sus enormes ojos verdes oscuros. Sin el velo podía verse las pequeñas pecas salpicadas en su cara.

Al quitarse la mantilla parecía prácticamente desnuda. Se le veían los hombros blanquecinos que tenían un aspecto quebrantable. Sus grandes pechos se insinuaban bastantes, ya que estaban apretados por ese pequeño corsé que solo tapaba la parte inferior del seno… y dejaba ver una pequeña aurea rosada que seguramente estaban los pezones.


Última edición por MelonGay el Vie Nov 16, 2012 10:19 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Jue Nov 15, 2012 11:27 am

El lituano sintió, literalmente, como toda la sangre se le iba a la cabeza y a otras partes del cuerpo que mejor no nombraba en voz alta. Le ardía la cara, le temblaba las manos y los ojos eran incapaces de mantenerse en el rostro de su acompañante, pero tampoco conseguía romper aquel contacto visual. Las curvas sensuales se completaban inconscientemente dentro de su cabeza ayudada por la imagen de aquella Izabela bailando desnuda al lado de aquella fogata que poco tenía que envidiar en calor a la que él comenzaba a sentir en su entrepierna.

-¿I-I-Izabela...?- Boris pedía para sus adentros que alguien le diera un pellizco bien fuerte en el brazo porque estaba seguro de que sufría alguna especie de alucinación producida por el tiempo que llevaba sin tocar a una mujer.

Pero las blancas carnes de Izabela, sus rojos labios y el olor que desprendía su piel le parecían demasiado reales. Las palmas de sus manos comenzaron a picarle, instándole a rozar aquellas formas con ellas...


Última edición por 8Noah el Dom Nov 18, 2012 12:41 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Vie Nov 16, 2012 10:52 am

-¿Si?

Tiró la mantilla al suelo. Removió la taza con tranquilidad y lo miró. Hasta uno de los alumnos más mediocres podría prever la reacción de Boris.

Sudaba nerviosamente y su cara empezaba a tener un tono rosado. Estaba tan nervioso que no sabía dónde iba a poner la mirada. Lo más divertido era cuando miraba su seno.

-¿Hay algún problema?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Dom Nov 18, 2012 12:49 pm

-N-no, ninguno... "¡El problema lo tengo yo en mi entrepierna, maldita sea!"- Maldijo el moreno para sus adentros, observando con morbosidad la aureola que asomaba tímidamente por el límite de la tela, adornada de encaje negro.- Bueno... volviendo al tema...

Para volver al tema estaba. No, más bien YA ESTABA en el tema, y muy metido, pero no tanto como su cuerpo le pedía. Sus ojos al fin se encontraron con los de ella y en aquellos iris verdes cargados de sensualidad vio la invitación, la tentación puesta en bandeja, y es que, maldita sea, era un tío de casi 30 años sin pareja.

La taza de Izabela cayó al suelo, pero el estrépito que provocó al caer ni siquiera llegó hasta sus oídos. Una de sus manos agarró la de ella, rozando las yemas de sus dedos con las afiladas uñas de la mujer. Su cabeza pareció desconectar y su boca se movió de forma juguetona en busca de aquella lengua que ocultaban aquellos labios pintados de rojo...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Lun Dic 03, 2012 4:48 am

Cogió a Boris por el filo de la camisa y lo arrastró hacia ella hundiéndole la lengua, más, más, más… Con su mano agarró su pelo hundiéndole en ella. Sus dedos se deslizaron pos su cabellera quitándole el coletero, y tiró de su pelo… solo podía suspirar y gemir.

-No opondré resistencia…- se humedeció los labios que estaban palpitando de la fricción producida. Giró la cabeza mostrando su cuello y dirigió sus labios hacia ella de nuevo-… más, más, más…

Con la otra mano bajó su corsé y sus pechos saltaron de la presión mostrándose más rosados. Solo podía hablar en gemidos.

-Toca, toca… tócame…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Mar Dic 04, 2012 6:35 am

Él era un hombre mestizo, y a pesar de haberse criado desde un lugar dónde podía ver las cosas desde un punto de vista muggle y otro mágico, lo cierto era que la auténtica magia la estaba ejerciendo la morena con sus palabras. Cada sílaba que exhalaba era un hechizo, cada gesto sugerente una maldición... ¿Quién dijo que el sexo no era algo mágico? A saber de dónde habría leído semejante idea.

-I-Izablea...- Con el pulgar, ejerció presión en la mandíbula y abrió la boca, profundizando aquel beso hasta un punto enfermizo. Su otra mano agarró con suavidad aquellos redondos pechos y los apretó con gentileza, notando como la fricción endurecía la cúspide de aquellas formas.

Las piernas de ella se elevaron y le rodearon la cintura, dejando al descubierto los blancos muslos...

-"Joder... Me estoy poniendo un montón..."- Aprisionó el cuerpo de ella con el suyo propio contra la mesa. Boris dejó libre al fin la boca de la mujer y lamió con lujuria su cuello hasta llegar a la oreja. La besó, y con voz susurrante le dijo mientras con la mano derecha delineaba la curva del muslo...- ¿Me dejas probar tu mayor secreto...?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Mar Dic 11, 2012 7:46 am

Sin decir nada tomó la cabeza de Boris en entre sus manos y empujó hacia abajo. Más abajo. Y lo posó entres sus muslos…

-Hazme sentir sucia…

Boris empezó a juguetear con la legua sobre la tela de su encaje. Sus manos empezaron a hacer un masaje sobre sus muslos. Izabela empezó suspirar lentamente.

Entonces Boris tiró de la braguita para apartarla y en un instinto, Izabela cogió la braguita con las dos manos y la rompió de un tirón dejando libre.

-No pares de comérmelo…. Ahhh….

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 22, 2012 12:38 pm

Ni en sus sueños más ocultos pudo pensar que Izabela, con aquel aire místico y sensual que la caracterizaba, pudiera ser una mujer tan lasciva y pasional. Sin tapujos, besó aquellos labios, lamió con suavidad y repasó cada zona, notando como se humedecía, calentaba y contraía. Sentía un dolor en su entrepierna que empezaba a serle extremadamente molesto.

Asió a su compañero de los muslos y la atrajo hacia sí, absorbiendo con fuerza y deleitándose con los gemidos de la profesora de Adivinación.

-"Necesito... necesito follar ya..."

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Miér Ene 02, 2013 4:24 am

Tiró las braguitas al suelo y con sus manos hundió la cabeza de boris en su interior... en su cavidad. Sentía su humedad y palpita.

De un impulso tomó la cabeza de boris y la levantó. Boris se dejaba, era manejable... manipulable... Le gustaba sentir su dominación sobre él, ya que sabía que la deseaba...

Buscó las manos del profesor que frotaban sus muslos miestras le besaba impulsivamente en su boca. Tomó una de sus manos y la dirigió a su clitoris.

-Ahhhhh...-Izabela noparaba de gemi. Entre gemido pudo decir- Méteme los dedos y abre mi secreto... Boris...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Lun Ene 07, 2013 8:43 am

Se limpió la boca con el dorso de la mano y, sin esperar más, comenzó a besar el cuello de su acompañante, absorbiendo su piel hasta que esta se amoratara. Sus dedos, a pesar de tener cicatrices debido a su famosa torpeza, se movían con calidez, buscando cada zona erógena, cada pedazo de piel palpitante, cada rincón que requiriera sus atenciones.

Subió una de las piernas a la mesa, colocándose encima de Izabela mientras movía los dedos en círculos, lento y pausado al principio, y yendo más rápido a medida que su respiración se hacía más irregular y temblorosa. Introdujo un dedo en aquella cavidad, suave y húmeda. La rumana echó la cabeza hacia atrás, y Boris se percató de la forma tan sensual en la que el cabello de la profesora se le pegaba a la piel.

-Ah... Izabela...- Introdujo otro y los movió rítmicamente, despacio, notando como se contraía y dilataba. ¿Por qué las mujeres tenían que oler tan bien?- To-tócame, Izabela... me va a reventar...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 19, 2013 2:04 pm

Entre gemidos oyó a los cuervos acercases sigilosamente entre las paredes. Cuando querían podían resultar unos espía inoportunos… o excelentes. Ellos no gaznaron ni rechistaron, solo quería poder ver el espectáculo, y por eso ocuparon los palcos privilegiados repartidos por todo el aula. La miraban y sonreían en las sombras, y ella se excitaba.

-Ah... Izabela... To-tócame, Izabela... me va a reventar...

Lo apartó de un breve empujón, dejandolo un poco aturdido por el repentino cambio. Se levantó suavemente y se puso de pie, giró, y abrió el cajón.

-Pues a qué esperas a quitarte los pantalones.

Boris sin rechistar empezó a descalzarse torpemente y a desabrocharse el cinturón del pantalón. Entonces Izabela tomó la varita, y con un repentino y violento gesto, dio un latigazo hacia la mesa librándola de todos los bártulos y estrellándolo contra el suelo. Se había dejado llevar por la excitación, y ella se sentía primitiva.

Izabela volvió a acercarse a Boris y le comió la boca para calmarlo y no romper el momento con el repentino cambio tan salvaje. Entonces empezó a quitarse los pantalones con los pies en los que Izabela empezó a masajear el glande del profesor a través de los calzoncillos.

-Ahora te vas a quitar la camisa… es un trato justo ya que me viste caminar desnuda sobre el fuego… - Boris empezó a obedecer inmediatamente.- Dime Boris… ¿te puse polla tiesa como ahora?

-Izabela… yo no… Yo estaba en mi turno de…

Lo agarró de los calzoncillos y se acercaron a la mesa despejada. Izabela rodeó a Boris por detrás y acarició su torso hasta bajar descaradamente y tocar su pene de forma picarona.

-Te va a reventar, ¿no es cierto?

Empujó de nuevo a Boris sobre el escritorio, e hizo que se subiera encima. Le bajó los calzoncillos y lo inclinó a cuatro patas. Empezó a acariciarle el trasero que curiosamente estaba más dotado de bello que en su pecho. Apartó y empezó a hacerle un beso negro al profesor, mientras con su mano empezó a masajear hacia arriba y hacia abajo el miembro de Boris que había quedado liberado de los calzoncillos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Miér Feb 20, 2013 1:21 pm

Aquello sí que no se lo esperaba. La sangre pareció refluir de golpe de abajo a arriba, concentrándose en su cabeza hasta el punto que parecía una bomba a punto de estallar. Un potente gemido se le escapó a la par que, en un gesto inconsciente, se tapó la cara con las manos. En la vida una mujer le había hecho semejante cosa... ¿Cuántos sustos más pensaba darle la profesora de Adivinación?

Pero aunque pudiera negarlo ante cualquier persona, no podía hacerlo consigo mismo: aquello le puso a mil. Al principio, la vergüenza de verse así, sometido como si él fuera la mujer y su compañera el hombre dominante, lo cohibió, aquello fue desapareciendo a medida que ella lo excitaba. Su miembro se calentaba, palpitaba y buscaba más y más atención, fomentado por aquella lengua en su zona más indecorosa.

-Jo...der... Iza...be...la...ah...

Su cabeza ya no podía funcionar correctamente: quería más y lo quería ahora. En un gesto brusco se giró y prácticamente se abalanzó contra la mujer, rodeándola con sus brazos. Acabaron en el suelo, pero en aquel momento poco le importaba si era en una alfombra, una mesa llena de libros o dentro del estómago de la mismísima Nessy. Agarró las piernas de la morena y las alzó, apoyándolas sobre sus hombros mientras buscaba nerviosamente aquella cavidad húmeda que deseaba.

Apuntó y empujó... Apenas pudo contener un espontáneo jadeo de triunfo y excitación ante la facilidad con la que se introdujo en ella. Su vagina palpitante y húmeda lo invitaba a seguir...

-Pienso dejarte seca, Izabela...- le dijo mientras comenzaba a embestirla, besando sus remarcadas rodillas e ignorando que los cuervos se habían agolpado en el techo, observándolos, evaluándolos...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Dom Mar 17, 2013 6:42 am

El miembro de Boris se deslizó suavemente por su cavidad. Ella gemía con cada empujón mientras él le besaba sus rodillas y con sus manos arañaba su espalda, marcándolo.

-Más fuerte Boris…. Ahhh, más fuerte….

El profesor intensificó el embestido y sus pechos se balancearon más bruscamente por el movimiento.

-Joder Izabella…

Dejó que la embistiera mientras frotaba su pecho. Gemía, gemía.

Había descubierto el toque masculino de Boris, que n todo estos años no había apreciado. Su sudor, su olor… se mezclaba con su excitación. Cada vez estaba más frenética.

Hizo parar a Boris, que acabó jadeando muy intensamente. Puso su mano en su pecho para que saliese de ella. Lo empujó sobre el suelo y se acercó a él rectando sensualmente.

Se colocó sobre él y empezó a lamerle mientras que con su mano buscó su miembro.

Jugó con él un poco sobre su cavidad poniendo más a mil, tentándolo, diciéndole quíen tenía el control…

De un golpe se deslizó sobre el pene de Boris, haciendo proferir un gran gemido de placer. Su movimiento se acoplaba al cuerpo de Boris y con las manos sobre su pecho, empezó a ir más rápido, hacia arriba, hacia abajo…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Mar Abr 02, 2013 10:51 am

El corazón retumbaba en sus oídos, ensordeciéndolo hasta el punto de sentir que nada de su alrededor tenía sentido, como si solo existiera él, Izabela y las sensaciones que recorrían sus cuerpos. Sentía el interior de ella abrirse ante él, acogiéndolo e invitándolo, guiando cada uno de sus movimientos. El vello púbico erizado de la mujer rozando el suyo propio causaban un excitante cosquilleo que recorrían sus muslos hasta su endurecido genital.

-Iza...bela... No... pue...

Ni las palabras le salían de su garganta. La visión de la profesora de Adivinación danzando de aquella manera, en círculos, encima suya le estaba haciendo perder la cabeza. Sus enormes pechos se balanceaban de arriba abajo, húmedos y brillantes. Sus manos se cerraron con fuerza en ellos, pasando los pezones por entre los pliegues de sus dedos. Gemía, más...

Y entonces, la delgada línea que separaba la cordura humana del instinto primitivo desapareció. Arqueó la espalda buscando una unión más profunda, tirando de la mujer hacia abajo con una mano mientras que con la otra masajeaba la zona externa de aquel caliente genital femenino. En círculos. Fuerte...

-¡Oh, sí! ¡SÍ!

Apretó los dientes y, sintiendo su orgasmo cerca, Boris salió del interior de su compañera sexual y eyaculó en la entrada de esta. Sus fluidos se impregnaron en el vello púbico de esta, dejando surcos blancos sobre estos que gotearon lentamente sobre él. Con la respiración aun acelerada, el profesor de Estudios Muggles miró el rostro sonrojado y de maquillaje corrido de Izabela. Aquella mujer, indudablemente, sabía como bailar...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Vie Abr 26, 2013 9:52 am

Se acomodó sobre el pecho de Boris. Su respiración era intensa y fuerte, y su piel estaba fría del sudor. Sus grandes pechos se ajustaron a su torso.

Con su mano empezó a juguetear con el pelo del profesor, provocándole. Él en cambio se mordió la lengua y puso su habitual cara niño. Puede que lo que le atrajese de Boris era aquella inocencia intacta. Carne fresca para carroña.

-¿Será sobre esto de lo que hablarás en las clases de sexualidad?

Buscó la mano de Boris para llevarlas a su humedad caliente. Los dedos volvieron a deslizarse por la cavidad con mucha más facilidad que al principio pero ella ya estaba al límite.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 06, 2013 12:03 pm

-Los niños se asustarían si te vieran moverte así...- Susurró él posando un casto beso en la oreja de ella, sintiendo sus enormes y suaves senos acariciar su pecho. Aquellos rosados y erectos pezones le provocaban un cosquilleo agradable en la piel al deslizarse sobre esta. Sus dedos reptaron en su interior, buscando la curvatura de aquella entrada. Adaptándose a ella. Conociéndola. Mimándola.- Que sexy eres, Izabela...

Dentro y fura, acariciaron aquellas estriadas paredes que se contraían y dilataban al ritmo que marcaba su extremidad. La profesora gemía abrazándose a su cabeza. Boris, entre el valle de los pechos, inhaló su salado aroma y rodeó aquella rosada aureola con los labios. Dejando que su compañera sexual se moviera sobre él, paladeó su cuerpo y acarició su espalda, animándola a que siguiera, a que dejara sus más primitivos instintos y sus más íntimos fluidos en sus manos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 18, 2013 4:04 am

-¡Ahhhhhhhh!

Los dedos de Boris dejaron de moverse, y lentamente dejaron su cavidad interior, goteando tras de si el flujo de ella sobre los genitales de Boris.

Se acomodó más sobre su pecho, y empezó a besarle sobre la barba de tres días del profesor.

-Todo el mundo sabe que se guardar muy bien mis secretos, y que se moverme muy bien… por las paredes de este castillo. A lo que me lleva a tratar el siguiente punto de nuestra reunión. Me abstengo a votar para las clases de sexualidad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 20, 2013 11:42 am

Sus ojos se abrieron de par en par, casi sin creerse lo que acababa de oír. Sin sus gafas no veía tres brujas en una escoba, pero desvió su atención hasta la cara de su compañera de aquel arrebato sexual. A pesar de la borrosidad de la imagen, sus ojos juguetones, su pintalabios corridos y su sonrisa cargada de sensual burla le llegaron de pleno...

-Me abstengo a votar para las clases de sexualidad

Boris se dejó caer al suelo y suspiró con resignación. Cerró los ojos disfrutando de la sensación de calma que invadía su cuerpo tras aquel polvo.

Sonrió divertido, como si fuera un niño al que acabaran de contarle algo gracioso.

-Mejor... dejémoslo así.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Dom Jul 14, 2013 10:08 pm

-Mejor que no te pongas tan nervioso cuando des la primera clase de sexualidad.

Boris arqueó la ceja hasta que comprendió las palabras.

Siguió sonriendo en el suelo mientras Izabela jugaba con sus dedos.

-Aunque vas a tener que esmerarte, ya que los alumnos están un poco… agitados…

Izabela se levantó, se acercó al escritorio y se acomodó parte de su vestido. Para ella era una ceremonia el ponerse todo su atuendo y esperaría a que el profesor saliese del aula  para poder ocultarse cómodamente. Cogió su varita y empezó a ordenar y reparar el destrozo de su mesa mientras Boris empezó a buscar su ropa y vestirse de una forma un poco más torpe.

Los cuervos seguían inmóviles en su silencio.

-Esto… Izabela, yo…

Boris terminó de vestirse y se quedó delante de ella sin saber como reaccionar o que decir. Izabela se acercó y le dio un beso muy dulce en los labios mientras susurraba:

-Un beso de despedida para que no olvides este momento…

Apuntó con su varita a la pared vacía y poco a poco volvió a aparecer la puerta. El profesor se dirigió hacia ella, dio un último vistazo hacia atrás y salió de la sala.

Entonces los cuervos emprendieron el vuelo repentinamente y empezaron a volar en círculos en el techo. Apuntó de nuevo con su varita en la puerta para ocultarla y dejó de nuevo la varita en el escritorio.

Su mano se posó de nuevo en su interior y empezó a acariciarlo.

-Mi Gran Director…

Los cuervos graznaban.

Ella se consumía.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 24, 2013 11:56 pm

Una vez abandonó la estancia escuchó un sonido seco y arrastrado detrás suyo, pero cuando se giró la puerta que él acababa de atravesar se había volatilizado por completo. En su lugar, la impoluta y maciza pared ocupaba su lugar.

El profesor de Estudios Muggles suspiró y se dejó caer levemente sobre esta mientras intentaba inútilmente volver a hacerse la coleta con sus ahora alborotados cabellos debido al sudor.

-"Los alumnos están agitados, ¿eh?"- Pensó el lituano para sus adentros.- "¿Qué habrá querido decir? ¿Habrá pasado algo y aún no me he enterado?"

El moreno se cruzó de brazos, pensativo, pero tras varios minutos dándole vueltas, se exasperó y se llevó las manos a la cabeza.

-"¡¿Por qué siempre tiene que HABLAR CON ACERTIJOS?! ¡Soy muy malo con ellos!"- Tras aquel pensamiento, la visión de las curvas de la sensual mujer, el color de sus pezones, el triángulo perfecto que adornaba aquel pubis le hizo sonrojas hasta la punta del cabello.

Bajando la vista levemente azorado, echó a caminar por el pasillo directo hacia su habitación mientras pensaba:

-"Necesito una ducha bien fría. ¡PERO YA!"

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La danza de los astros

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.