A tres bandas

Ir abajo

A tres bandas

Mensaje por Invitado el Miér Sep 28, 2011 10:27 am

Stephan guió a Heller durante el corto trayecto desde su habitación compartida al despacho del jefe de su sección masculina. El objetivo no era ni mucho menos que el rubio recién llegado no se perdiese, sino presentárselo al jefe de la sección.

Tuvo que tragarse las pocas ganas de verle la cara a lo que era su profesor de Transformaciones, ya que entre ellos no existía ninguna clase de afecto. Al contrario, se repelían salvajemente. No se podían ni ver. Vínculo cero.

El adolescente alemán se atusó su cabello violeta pálido antes de atreverse a llamar a la puerta del profesor, con un deje de nerviosismo en los gestos. Le molestaba admitir que le ponía el vello de punta encontrarse con ese hombre. Pero rehuirlo tampoco era una buena opción.

-Bueno Heller. Voy a llamar.

Tres golpecitos tenues y rápidos en la puerta y un discreto "¿se puede?" por su parte.


Última edición por Nana el Mar Jun 19, 2012 3:58 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Miér Sep 28, 2011 11:45 am

Elevó los ojos a una velocidad casi temeraria y los clavó en la gruesa puerta de madera. No esperaba ningún tipo de visita ni tenía ninguna cita concertada así que solo podía tratarse de algún compañero del claustro directo a darle la brasa o un alumno que lo más probable es que no supiera dónde había llamado... y por el timbre de aquella voz que resonó tras la puerta, lo más probable es que se tratara de la segunda opción.

-Adelante.

Friedrich dejó su pluma a un lado del escritorio y agarró la fusta, manteniéndola a la vista entre sus dedos. Aquella era la mejor manera de hacerse respetar nada más verle pues no había habido alumno que no se hubiera aterrorizado ante la visión de la vara en sus manos... excepto ese. Excepto el que acababa de cruzar aquella puerta con aquel horrible color de pelo en su cabeza y con aquella sonrisa tan característica suya que tanto lo irritaba. Si bien no había podido terminar de asimilar aquel ridículo aspecto cuando otro joven entró detrás de él. No le costó demasiado reconocer al nuevo alumno trasladado ya que hacía escasamente un par de horas que había terminado de evaluar su historial.

Dos niños afeminados. Uno al lado del otro. Parecía una broma de mal gusto.

-Keehl y Kreiss.- Encima sus apellidos rimaban. Ni habían abierto la boca y ya comenzaban a irritarle...o eso, o el color de pelo del alemán le estaba terminando de crispar.- Siéntense.

El profesor giró la fusta levemente y, donde antes había una silla, ahora habían dos más pequeñas que la anterior. Si por él fuera, habría largado a Stephan Keehl por la misma ventana si hubiera hecho falta, pero eso hubiera causado una mala impresión en el nuevo alumno. Ya había cometido un desliz con uno y le había costado una mancha en el expediente. Lo último que deseaba era que aquello volviera a repetirse.

-Yo soy el profesor von Gottlieb, tu maestro en la asignatura de Transformaciones y el jefe de la Sección Masculina como bien habrás averiguado ya.- El alemán clavó sus iris azules en los del chico nuevo, verdes y cristalinos. Aquella melena rubia y lisa le estaba provocando vergüenza ajena, pero prefirió omitir un veredicto antes de comprobar qué tipo de actitud tenía el trasladado. Si era alguien obediente... o seguía el mal camino de su acompañante.- Hechas las presentaciones, solo me queda preguntarte qué es lo que buscas, Kreiss. ¿Acaso hay alguna duda que "tus compañeros de cuarto" no hayan podido aclarar?- El profesor le dedicó una veloz mirada llena de desprecio al alemán para volver a dirigir su atención al rubio, esperando su respuesta.


Última edición por 8Noah el Mar Mar 12, 2013 11:58 am, editado 2 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Vie Sep 30, 2011 11:31 am

Heller se mantuvo con la espalda erguida en su asiento mientras escuchaba atentamente, una postura superficialmente confiada que encubría la tensión que le provocaba la imponente presencia del profesor. Sostuvo la mirada del maestro en la mayor medida posible, no como señal de desafío, sino de seguridad, pues no quería dar una imagen de criaturilla pusilánime. Sin embargo, unos fugaces vistazos a su compañero de habitación y las manos pegadas con fuerza contra su regazo reflejaban dudas y cierta... aprensión. Todo lo que había oído de la boca de su compañero sobre dicho miembro del profesorado no mitigaba su inquietud y ocultarlo no le estaba siendo fácil.

"Venga, que por pedirle los cuatro trapos que me pertenecen no me va a meter la paliza de mi vida."


Sostenerse sobre tal argumento lo ayudaba a relajarse lo necesario como para hacer la actuación menos engorrosa.

Le respuesta de Heller no fue inmediata, pero no por ello tardía. Sólo un breve intervalo de tiempo necesario para escoger las palabras con educación y sonreir ligeramente, manifestando una actitud positiva ante el profesor.

-Vine a recoger mi uniforme, si ahora no supone ninguna molestia. Keehl me dijo que debía pedirselo a usted -le dirigió una breve mirada cómplice a Stephan, pues se percató del rentintín con el que aquel hombre habló de sus "compañeros de cuarto". No obstante, su leve sonrisa menguaba al sentir si los ojos del profesor atravesaban su cráneo.



Última edición por R.Irwarson el Vie Abr 19, 2013 12:10 pm, editado 2 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Mar Oct 04, 2011 12:15 pm

" ... y estar en el despacho de este tío por voluntad propia hace que veas lo subnormaloide que eres por abrir la boca más de la cuenta. Si es que no hay forma de que aprenda a mantenerme al puto margen."

Stephan salió de su lapsus momentáneo cuando Heller le echó aquella fugaz mirada.

"¿Cómo es posible que esté tan acojonado cuando este hombre se me pone delante? ¿Es que ya no tengo huevos o qué coño pasa aquí? Dije, no, rectifico, prometí no bajar la cabeza, ¿no? Pues hale, a demostrar que me enorgullezco a saco de mi mismo y todo eso. A sacar las mejores frases del repertorio."

Con un gracioso aireo de la mano para captar la atención de Von Gottlieb, mostró en toda su plenitud su famosa pokerface mientras se dirigía al imponente alemán que repasaba su fusta con sus dedos enguantados.

-Verá, profesor. Me pareció oportuno dadas las circunstancias que Kreiss tomase contacto con usted lo antes posible y sin el horario de clases, después de todo usted es nuestro jefe, y como tal lleva el orden sobre nosotros.

"Aunque tenga la imparcialidad de un perro hambriento delante de un chuletón de primera..."

-Como lleva unos horarios tan apretados, pensé que mejor que tener que darse la molestia de buscar a Kreiss y varios etcéteras más, pues venir nosotros mismos le facilitaría las cosas, ¿no es así?


El adolescente de cabello violáceo pálido carraspeó lanzando una mirada cargada de escepticismo a su profesor durante breves instantes.

"Me juego mi Mano de la Gloria a que este tío piensa que lo estoy lisonjeando porque estoy tramando algo... Espero que me largue deprisa y que no se coma demasiado al pobre de Heller..."


Última edición por Nana el Mar Jun 19, 2012 3:59 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Vie Oct 14, 2011 1:28 pm

Y lo peor era que os pensamientos del alemán no se alejaban demasiado de la realidad. Friedrich se estaba tomando sus palabras como algo personal, una forma refinada y "políticamente correcta" de plantarle cara y provocarle a través de palabrerías innecesarias y lisonjas claramente insinceras por la relación tan conflictiva que llevaban entre ellos. Y lo mejor de todo es que había escogido hacerlo delante del nuevo alumno por lo que, si cometía algún desliz similar al de su anterior encuentro, tendría UN testigo.

-Sí, ha sido una decisión acertada, Keehl.- Le respondió con frialdad.- "A este juego pueden jugar dos..."- Se dijo para sus adentros desviando sus azules ojos a las verdes pupilas que lo observaban con gracilidad y atención. Las largas y rizadas pestañas de aquel chico le provocaron un pequeño tic en la ceja izquierda.

Tras un leve aireo con la fusta la puerta de su armario se abrió con parsimonia, dejando que un paquete envuelto en una tela verde botella fuera a parar encima de su escritorio, justo en frente del nuevo alumno. La puerta se cerró con un suave chirrido.

-El uniforme está compuesto por camisa, pantalones largos, botas y un abrigo de invierno que es recomendable que uses en cuanto lleguen las nevadas. El lazo del cuello es algo opcional siempre y cuando no sea un accesorio demasiado llamativo.- Aclaró con un tono algo fuera de lo normal en él. o cierto es que comenzaba a sentirse como un niño pequeño enrabietado, pero no podía evitar dejarse llevar por aquella estúpida e infantil idea que surgió de imprevisto en su mente.-Te recomendaría que te probaras las prendas una vez llegaras a tu habitación. Si hay algún problema con las tallas, ven y comunícamelo.- Una mirada veloz a Stephan le indicó que no tenía permiso para irse.- Ahora, Kreiss, ¿hay alguna duda que tengas sin resolver? ¿Las materias que impartimos aquí se alejan de las que se daban en tu anterior centro?


Última edición por 8Noah el Mar Mar 12, 2013 11:58 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Mar Nov 01, 2011 6:06 am

La mirada de Heller siguió a la del profesor hasta posarse de nuevo en Stephan, lo que lo distrajo lo suficiente para desviar su atención a los gestos de su interlocutor en lugar de sus palabras. Aquella nimia distracción fue suficiente para que las preguntas del profesor le llegaran a medias y perdiese la pose un instante. Un pequeño balbuceo escapó de sus labios antes de hablar.

-Em... -se recompuso tan rápido como pudo procesar la información-. Las asignaturas de este centro son las mismas que las de mi anterior escuela -dijo rápido, acomodándose aún con la espalda erguida-. Por otro lado... -"¿Más dudas? ¿Más dudas?..."- ...me gustaría conocer el nivel académico de esta escuela, por si encuentro problemas para adaptarme -no olvidó añadir una ligera sonrisita satisfecha, la mejor que la situación le permitía.

Un alumno preocupado por sus calificaciones siempre era un buen alumno. Una buena forma de arreglar aquel despiste tan tonto.


Última edición por R.Irwarson el Vie Abr 19, 2013 12:12 pm, editado 2 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Miér Nov 02, 2011 12:48 pm

"Joder, de puta madre. Este se está metiendo al führer reaccionario en el bolsillo. Ahora se harán amiguitos y yo, como siempre, quedaré como el cutre segundón a la sombra de este chico. El cutre segundón que solo destaca armando escándalos innecesarios o montando una por nada. Bien. Genial. Estupendo. Fantástico."

La atención de Stephan se desvió en sus propias divagaciones, perdiéndose la mitad de la conversación de su compañero y de su profesor. Jugueteaba con su pelo, mordía sus uñas y pensaba en lo escueto del despacho de Von Gottlieb.

"Podría ponerle algo más rollo suyo tipo sado o algo. Aunque claro, el tío ya impone de por sí. Si le mete algo más cañero a esto seguro que muchos se cagan encima... A mí me molaría. Aunque para qué negarlo, en lugar de prestarle atención a la bronca se la estaría prestando a la parafernalia..."

Y volvió a la realidad. Inquieto. Bastante inquieto.

"No sé qué pinto ya aquí. Espero que o me larguen o terminen ya."

Porque ver cómo aquel profesor se suavizaba delante de otro alumno era algo inusual. Pero no tanto como que se tratara de un nuevo. Un nuevo afeminado, muy afeminado. Sonriente, y perfeccionista. Como su propio papel. Aquello lo estaba devorando por dentro.

"Aunque tenga esa cara de niña, él no "provoca" a nadie, por lo que veo, ni se lleva malas caras, ni se come el desprecio de nadie. ¿Por qué a este sí lo respetan y a mí no?"

Tensión. Ira. Envidia. Envidia.


Última edición por Nana el Mar Jun 19, 2012 3:59 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Mar Nov 08, 2011 1:30 pm

La situación se estaba volviendo muy tirante, y aquello no pasaba desapercibido para ninguno de los tres. Friedrich creyó ver un deje de rabia en los ojos del alemán, y aquello le provocó una sensación de diversión y triunfo que hacía mucho tiempo que no sentía. ¿Se estaba oliendo sus intenciones y eso lo inquietaba? ¿O acaso ese adolescente tenía una línea de pensamiento aún más retorcida de la que él mismo se intuía desde que lo conoció?

-El nivel académico de esta escuela está muy por encima de la media actual en comparación con otras escuelas de magia de los países vecinos. Valoramos mucho el esfuerzo, las notas sobresalientes y, por supuesto, la disciplina.- El profesor de Transformaciones le dedicó una mirada desdeñosa al pelo de su acompañante.- En principio, las normas generales son las mismas que en cualquier otra escuela y se aplican en todas las asignaturas, habiendo algunas modificaciones que solo el profesor que imparta las clases que le corresponden puede hacer.- Añadió sin poder evitar que la cara de bobalicón del profesor de Estudios Muggles apareciera en su mente. Comenzó a enfadarse.- Con respecto a mi asignatura, soy muy estricto con la indumentaria y la apariencia de mis alumnos. Le recomiendo que no se deje influenciar por las malas hierbas y mantenga su uniforme impecable, un peinado adecuado y ningún tipo de accesorio llamativo.- Aclaró mientras esbozaba una leve sonrisa, una simple curva en sus comisuras que le dieron un aspecto realmente temible.

Después de aquella pantomima, el profesor de Transformaciones clavó al fin sus ojos en Stephan, como si se tratara de una especie de duelo.

-En cuanto a usted, Keehl, espero que no haya sufrido ningún "percance" con su compañero con respecto al tema que tratamos usted y yo la última vez. Espero que de un buen ejemplo a nuestro nuevo alumno y se comporte como es debido. Mi mayor deseo es que puedan aprender el uno del otro... "Más tú de él ya que esta niñata al menos parece conservar algo de decencia".- Pensó con amargura para sus adentros.- Supongo que puedo dar por sentado que ha sido usted quien le habrá puesto al día con respecto a la escuela ya que dudo que Rosenbauer haya siquiera aprendido aún a subir los escalones sin tropezarse consigo mismo.


Última edición por 8Noah el Mar Mar 12, 2013 12:00 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Miér Nov 16, 2011 1:46 pm

La cosa no iba por mal camino, al menos para Heller. Atendió cuidadosamente a cada palabra de Von Gottlieb, movido por la interpretación más que por el interés, pues había formulado su pregunta con la intención de dar algo de coba al profesor y así evitar un mal comienzo, como parecía ser el caso de su compañero.

Las miradas furtivas y las palabras afiladas del profesor no habían cesado desde que pusieron un pie allí y siempre, siempre iban dirigidas a Stephan. Quedaba claro que lo que le había contado su compañero con anterioridad no se trataba en absoluto de mentira alguna, ya que Heller percibió claramente el desprecio del profesor hacia el joven. Y, puede que la situación no fuese la más indicada y que además se tratase de muy mal gusto, pero Heller no puedo evitar interesarse en silencio por lo que Von Gottlieb ahora trataba con su compañero.

-...usted, Keehl, espero que no haya sufrido ningún "percance" con su compañero con respecto al tema que tratamos usted y yo la última vez. Espero que de un buen ejemplo a...

¿Percance? ¿Tema, qué tema? Heller se retorcía los dedos con una mezcla de nervios y curiosidad, también impaciencia. Estaría encantado por conocer más detalles sobre la "charla" que tuvieron profesor y alumno, quizás por puro morbo y nada más. Sin embargo, primero tenía que esperar a salir de allí y deshacerse de los nervios que lo acribillaban, pero, por el momento, tuvo que resignarse a seguir escuchando.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Jue Nov 17, 2011 2:07 am

Stephan tardó pocos segundos en reaccionar. Se aireó la melena violácea y apastelada como una golosina y miró de soslayo a su compañero, que parecía algo tenso. Aquello le dio algo más de seguridad. Le dio un toquecito con su pierna bajo la mesa sin que el profesor se percatase de ello.

-Por supuesto que no. El chico no es un desviado como yo. -Stephan se rió brevemente de su propia broma. Aquella puntillita no fue lanzada por casualidad. Si Von Gottlieb estaba intentando llevarse a Heller a su terreno haciéndolo quedar mal delante de él, él haría lo propio. Sus intenciones estaban bastante claras, así que él jugaría a lo mismo, pero iría un paso más allá.

"¿No puedo ser especialmente bueno? Pues seré especialmente malo. Pero "malo" a mi manera."

-Sí, lo he puesto al día con respecto a todo esto para que se adapte lo antes posible. Aunque, todo sea dicho, como soy relativamente nuevo tampoco tengo nociones de todo con exactitud, así que no estaría de más que usted fuese un poco más preciso con algunos temas, como...


Stephan puso morritos, miró teatralmente al techo y sacó los dedos con la intención de enumerar con ellos.

- ... los derechos y deberes, los castigos, los posibles problemas con otros miembros del centro...

Le costó no reírse en cada punto. Aquello no fue un disparo: fue una auténtica puñalada.


Última edición por Nana el Mar Jun 19, 2012 3:59 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Miér Nov 30, 2011 1:12 pm

Y la cuchillada dio en el blanco y se clavó tan profundamente que durante unas milésimas de segundo Friedrich pensó que había perdido su capacidad innata para respirar. Mantuvo la compostura con completa frialdad, con los ojos tan fijos en sus dos alumnos que daba la impresión de que hacía un buen rato que había dejado de pestañear. Cada palabra iba haciendo mella en su orgullo... Suerte que era una persona curtida en "batallas".

- Usted mismo lo ha dicho: aún no tiene nociones exactas de dónde están los límites fijados por nuestro Director en nuestra solemne escuela.- Von Gottlieb clavó de nuevo sus ojos en Heller quien parecía estar muy concentrado, e interesado, sobre lo que estaban hablando.- No creo que sea necesario explicarle cuales son sus derechos y deberes ya que si posee un mínimo de entereza de las que, desgraciadamente, otras personas carecen, sabrá perfectamente qué puede y qué no puede hacer mientras esté entre estas paredes.

El joven asintió con la cabeza y un mechón de su larga y rubia cabellera cayó hacia delante, dándole una imagen tan frágil y delicada que le provocó dentera. El suizo se echó el cabello hacia atrás sin desmantelar su pose.

- Los castigos... - Como quien no quiere la cosa, el alemán acarició la fusta que tenía entre sus manos como si de una linda mascota se tratara.- ...y su protocolo dependen de cada profesor, y los castigos físicos están permitidos, con sus motivos y sus límites. Si se da alguna falta grave, los responsables de la sanción seremos yo o la señora subdirectora, aunque en ese aspecto no tiene por qué preocuparse de ella a menos que cometa un desliz en sus clases, algo que no le recomendaría.- Aclaró con el fin de darle a entender que él no era el único capaz de aplicar castigos severos. Si ese niño se hacía a la idea de que los profesores son personas temibles, sería dócil como un gatito.- Y si se da el caso de que tengas algún problema con alguien del centro, alumno o profesor...- Friedrich creyó percibir una leve sonrisa victoriosa por parte de Stephan que casi le hace perder los estribos.- ...no dude en comunicármelo a mí o a alguno de los prefectos. Tomaremos las medidas necesarias para evitar que el asunto vaya a mayores. No creo que sea conveniente que haga las cosas por cuenta propia ya que las consecuencias podrían ser muy perjudiciales para su persona.

De nuevo, un tenso silencio. Von Gottlieb se levantó de su asiento y se inclinó levemente sobre ambos adolescentes a pesar de que la gruesa mesa de madera oscura los separaba de ellos.

- Si no tiene ninguna duda más, nuestra conversación termina aquí.- Aquello iba en contra de sus ideas, pero su fuerte orgullo le instó a dejar su fusta sobre la mesa y tender su mano derecha al nuevo alumno. Un gesto más cercano de lo habitual. Inusual. Escalofriante.- Bienvenido a la escuela de magia Kurowski, Heller Kreiss. Espero que su estancia aquí sea fructífera.- Unas palabras algo secas y forzadas, pero no se le podía pedir más a alguien como él.


Última edición por 8Noah el Mar Mar 12, 2013 12:01 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 07, 2012 3:41 pm

Heller parpadeó un tanto atónito. No imaginaba que tras una charla sobre castigos y deslices proveniente de un profesor tan temible concluyera con este tendiéndole la mano. El "führer reaccionario", como su acompañante lo llamaba, le daba una bienvenida formal a su nueva escuela. Se levantó del asiento sin prisas.

-Muchas gracias por todo, espero que así sea -una sonrisita deslumbrante y cortés. Compartió con el profesor cordial apretón de manos, dando así por concluida la reunión. Una reunión rara con un final raro.

Heller recogió el paquete que contenía su impecable uniforme y, aún con una pequeña sonrisa en el rostro, se dirigió junto a Stephan hacia la puerta. Las cosas no habían mal, al contrario de lo que esperaba: el gesto tan inesperado del profesor lo hubo relajado bastante y el salir de aquel despacho le sacudían los últimos nervios que llevaba encima.

Sin embargo, un breve vistazo le permitió apreciar que su compañero no parecía estar igual de satisfecho. Parecía destilar cierto... malhumor. Estaba claro que ahí había una guerra abierta y eso despertaba la curiosidad de Heller.

Ya habría tiempo para indagar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: A tres bandas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.