Barrilete

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Mar Jul 09, 2013 11:27 pm

Su boca perdió el contacto con aquella cavidad carnosa y buscó la unión con aquel nuevo trozo de piel descubierta y palpitante. Sus labios contornearon la zona, besándola y lamiéndola, mientras el particular aroma del adolescente le inundaba los sentidos...

Adolescente...

Su acompañante era un adolescente de apenas 15 años. Él un hombre maduro de casi 50. El chico era su alumno. Él era su profesor... Tenías que parar, aunque sus manos prefirieran indagar en aquella caliente piel del torso que se exponía ante ellas, aunque su lengua anhelara aspirar el sudor de aquel cuerpo y aunque su entrepierna comenzara a endurecerse, debía ponerle fin.

Debía hacerlo...

-...Keehl...- Con sus manos temblando en la cintura del casi desnudo alumno y su boca reposando en el perfilado y huesudo hombro, el profesor de Transformaciones consiguió frenarlo.- Aquí no...- Se sintió patético, como una adolescente nerviosa en su primera vez.- ...No está bien... Aunque se sienta bien, no está bien...

Aunque su erección dictara que anhelaba lo contrario, así debía ser.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Mar Jul 09, 2013 11:43 pm

-Pero... -Gimoteó Stephan. -Pues vámonos a otro sitio... Esto no puede estar mal... -La voz del chico sonaba casi suplicante. -Nunca se ha sentido tan bien... Esto no puede estar tan mal entonces...

Stephan se apretó contra el cuerpo de von Gottlieb en un abrazo, sintiendo la respiración de su profesor hacerle cosquillas en el hombro.

-¿Se siente usted mal?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Mar Jul 09, 2013 11:52 pm

Un gemido profundo y grave escapó de su boca ante aquel contacto. La piel de aquel adolescente contra su cuerpo le hacía arder a pesar de no haber un contacto directo entre ellos.

-No... No es... eso...- El profesor de Transformaciones estaba al límite de su propia razón. ¿Qué debía hacer? La línea divisoria entre lo moral y lo emocional era demasiado difusa.

Stephan posó un beso el robusto cuello del profesor... y la línea fue sobrepasada.

Vencido por el deseo momentáneo de conectar con aquel muchacho, el profesor agarró a Stephan del brazo y prácticamente lo lanzó contra uno de los baños privados para después arrinconarlo con su propio cuerpo y cerrar la puerta tras de sí.

Cansado de aquella pantomima, von Gottlieb se deshizo de sus guantes y comenzó de nuevo su exploración sobre aquel cuerpo en vías de desarrollo. Sus palmas, sudorosas y calientes, palparon cada zona mientras buscaba con ansia la lengua del joven alemán.

Las ropas, poco a poco, comenzaron a ser cada vez más incómodas...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Miér Jul 10, 2013 12:02 am

Stephan estaba completamente embriagado de ansia y deseo. Sentía su cuerpo estar fuera de sí mareado de excitación y la pasión, algo que jamás había sentido en ninguno de sus altercados amorosos.

Con sus manos agilizó el proceso de desvestir a von Gottlieb, sin parar de besarle y lamerle el la boca, cuello y orejas. Una mano se deslizó a la entrepierna de su amante, dura y preparada. Stephan no pudo evitar inspirar hondo al percatarse de lo bien en exceso dotado que estaba el más adulto.

-Así que esto es lo que escondes debajo de tanto uniforme... -Se rió el más joven mientras se ponía en cuclillas delante de él. Sin mediar palabra los besos le fueron descendiendo al profesor desde la línea entre su ombligo y su pubis hasta que sintió en sus partes más erógenas la respiración de su joven amante.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Miér Jul 10, 2013 12:26 am

Sin darse cuenta, el profesor de Transformaciones contuvo la respiración mientras sentía aquellos labios descender sobre su erizada piel. Tortuosamente despacio, el alumno besó el glande de aquel miembro, provocándole un espasmo involuntario que recorrió toda su columna vertebral como un latigazo. Exhaló un quejumbroso suspiro mientras sentía esa boca obscena recorrer aquella endurecida zona roja y palpitante.

El joven alemán, con los ojos cerrados, se introdujo el miembro en la boca y lo repasó arriba y abajo, yendo y viniendo. La mano blanca de von Gottlieb apartó el cabello de su cara y observó su rostro levemente contraído en una expresión que mezclaba el placer, la vergüenza y la excitación.

Mientras una de sus manos mantenía el pelo alejado de aquel semblante del que era incapaz de alejar su mirada, su otra mano se cerró en torno a la mandíbula del muchacho y la abrió un poco más mientras le guiaba por dónde ir. Los incisivos conejiles rozaron la base de su miembro, sonsacándole un grave gemido cargado de excitación.

El adolescente lo miró a los ojos. Sentía su miembro arder dentro de esa boca.

-No me mires... con esa cara de... victoria, Keehl.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Miér Jul 10, 2013 5:18 am

"Victoria dice..." pensó el adolescente dejándose guiar por el mayor en su acto de darle placer oral. Era muy grande y su boca no demasiado, por lo que el ahogo era constante cada vez que lo intentaba llevar más adentro, después de todo él tampoco era lo que se decía un experto realizando ese tipo de actos. Sin embargo ese palpitar a través de la salada y caliente piel de aquella zona, de tacto distinto a la del resto del cuerpo del mayor, lo excitaba hasta tal punto que ni se le pasaba por la cabeza alejarse de él.

Guiado por su instinto y por las señales que recibía del cuerpo del profesor, se comenzó a ayudar con la mano mientras con la otra acariciaba con lascivia el vello púbico de von Gottlieb, que palpitaba cada vez más profundamente en la boca del menor.

De pronto, la mano que se cerraba en torno a la mandíbula de Stephan, apretó para abrirle un poco más la boca y sacó su miembro de la cavidad para posicionar a Stephan de cara a la pared, apoyado en el retrete.

Un gemido entrecortado salió de la garganta del más joven al sentir cómo una mano cálida y húmeda estaba masajeando sus zonas más íntimas, logrando con una habilidad pasmosa que desease más de ese contacto, abandonándose ante el placer que le estaba concediendo su acompañante.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Vie Jul 12, 2013 10:51 pm

Su mente hacía rato que se había quedado en blanco. Su cuerpo, sus movimientos, su respiración... Todo en él se había convertido en una herramienta exclusiva a dar y recibir placer, todo guiado por la propia excitación. Sus fuertes manos masajearon la zona oculta entre sus nalgas, rompiendo aquella barrera estrecha y cálida.

Con suavidad, introdujo  el dedo corazón para sentir las palpitaciones aceleradas del alumno y los espasmos involuntarios de su cuerpo. Con su otra mano, el profesor agarró al joven de la nuca, forzándole a encorvar más su espalda y hacer la entrada de su segundo dedo mucho más fácil y profunda. Un nuevo gemido escapó de su boca de incisivos remarcados. Apoyó su barbilla en el fino hombro del adolescente.

-Ahora ya no estás tan gallito, ¿eh?- Le susurró al oído mientras pasaba al tercero, dilatando y excitando en círculos, hurgando en aquella cavidad que lo llamaba con cada vez más ansia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 13, 2013 11:24 am

-Yo no soy ga... -Iba a decir "gallito", pero un fuerte gemido le cortó la respiración. Estaba tan caliente y húmedo, abrumado por la habilidad en los dedos de aquel hombre que no tenía más que hacer que intentar amplificar aquel placer lo más posible.

Ya no podía más. No quería pensar en que podría alcanzar un orgasmo de aquella manera. Quería llegado a ese punto darlo todo y que se lo dieran todo, hasta la última consecuencia. Casi sin poder articular palabra, el más joven con una mano separó una de sus nalgas mientras le devolvía una sonrisa llena de placer e impaciencia.

-Métemela... por favor... Me tienes a morir... -Susurró entre jadeos Stephan pasándose la lengua por los labios.

Von Gottlieb, agarrándole la nuca de la misma manera, lo puso de cara contra la pared del inodoro y, preparando la posición, retorció sus dedos dentro arrancando un fuerte gemido de placer de la boca húmeda del adolescente. Los sacó abriendo la abertura de su alumno y acto seguido comenzó a penetrarle, introduciendo la punta de su miembro despacio, sabiendo que su considerable tamaño podría causar daños en el inexperto muchacho.

En un primer momento, Stephan se retorció al sentir el contacto invasivo que se abría paso hacia su interior a través de su estrecha abertura. Sin embargo, embotado de placer y deseoso de más no pudo evitar comenzar a moverse para introducirla de una vez en su interior.

-No seas tan impaciente... Todavía no te la vas a poder meter entera... -Advirtió con una risa obscena von Gottlieb.

-Es grande... -Stephan comenzó a contraer y a dilatar su interior de manera instintiva, facilitando que la masculinidad del adulto se deslizase causando más placer que dolor en todo su interior.

Una vez dentro, von Gottlieb, con las manos en la cintura de Stephan, comenzó a guiarle en un danzante y arrebatador vaivén que consiguió hacer perder los papeles al alumno, que gemía sin control después de que todo su mundo se hubiese transformado en aquellas crecientes sensaciones en su sexo, arrancándole una faceta de sí mismo que no conocía.

"Dame más. Más. Ahógame más..."

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 13, 2013 11:48 pm

Con su mente completamente desconectada de todo tipo de sentido moral del que normalmente hacía gala, el profesor de Transformaciones se dejó embriagar por aquella ardiente sensación de la sangre recorriendo sus zonas erógenas mientras entraba y salía con fuerza de aquel interior estrecho y caliente.

Se humedeció los labios y comenzó a lamer y besar el cuello del alumno, ignorando por completo las cosquillas que le provocaban su melena rubia al rozar su nariz. El olor que desprendía aquel cuerpo excitado le excitó muchísimo, más incluso de lo que podía expresar con gestos y gemidos.

Con una mano agarró con fuerza la cadera el adolescente hasta que sus firmes dedos se clavaron levemente en la carne, impidiéndole escapar de él. La otra se cerró en torno a su nuca, obligándolo a levantar la cabeza y a sentir cada embestida con mayor intensidad.

El sudor bajaba por su frente y el corazón le palpitaba con tanta furia que parecía que le fuera a estallar. Quería continuar. Quería oírlo gemir. Quería que se revolviese con su miembro dentro de él.

-Mueve el culo, Keehl...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Lun Jul 15, 2013 12:26 am

Literalmente Stephan estaba notando cómo todo su cuerpo se movía involuntariamente guiado por el otro cuerpo invasor que lo estaba manejando hasta convertirlo en su máquina de placer.

Como si estuviese dentro de una letal marea, imposible de nadar a contracorriente.

Como si estuviese enredado en la tela de una araña esperando a ser devorado.

Ningún símil tenía en ese momento cabida en su cabeza. Estaba pasando lo que estaba pasando. Y aquello estaba pasando de verdad. Aquellos sensuales gemidos en su oído eran reales. Aquel cuerpo disociado de todo lo que no fuese morbo y éxtasis era real. Su propia respiración golpeándole  con violencia en el pecho era real. La humedad. La dilatación. Sus contracciones involuntarias.

Y entonces vino ese raudal de calor eléctrico que termino por hacerle perder los sentidos y lanzarse hacia la culminación de aquellas mareantes y adictivas sensaciones.

Se apretó contra el führer empujándose hacia él hasta sentir la punzada de carne retorcerse dentro suya hasta el propio vientre. El adolescente sin control gimió casi a gritos, pidiendo de forma caótica más, comprendida al instante por su amante que le devolvió a golpes de placer todo lo que le estaba pidiendo. Entre lágrimas Stephan alcanzó su cumbre ahogándose en su propio éxtasis y con una temblorosa sonrisa dejó que le abandonara la tensión recibida en aquel orgasmo tan intenso como nunca jamás hubo imaginado que pudiera existir.

-Lo... siento... -Balbuceó el más joven, con la cara enrojecida y brillante de sudor, lágrimas y saliva, atragantado con su propia respiración. -Muy... pronto, ¿verdad?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Mar Jul 16, 2013 10:21 pm

La fina boca de Friedrich se torció en una sonrisa retorcida y excitada.

-Demasiado... Ahora tengo que castigarte por dejarme a medias.

En un arranque de pasión, el profesor de Transformaciones se deshizo de su correa y la ató en torno a la cabeza del adolescente, vendándole los ojos. Luego asió de las muñecas al joven con una mano mientras con la otra lo colocaba en una postura adecuada para lo que quería hacer. Sus piernas alzadas sin nada que ocultara el brillo de sus intimidades húmedas y los restos de la propia explosión de placer del alemán estaba expuesto ante sus ojos.

-No bajes las piernas...- El profesor comenzó a otorgarse placer con su mano libre mientras repasaba con los ojos las blancas curvas del muchacho, restregando su grande y erecto miembro por aquellos muslos a la par que repasaba algunas zonas de aquellas extremidades con su lengua.- Te lo estoy viendo todo, Keehl...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Mar Jul 16, 2013 10:42 pm

Stephan gimoteaba completamente avergonzado ante los que estaba aconteciendo. No podía soportar el pensar que estaba tan expuesto delante de alguien, sin embargo, el morbo de aquella situación que se le había ido desde el principio de las manos, lo estaba excitando de nuevo.

-¡No me mires, por favor! -Rogó el alumno con la voz quebrada. Le ardía el rostro, y debajo de aquello que le tapaba los ojos estaba claramente llorando, no sabía si de la congoja o el regocijo.

Para más inri en aquella situación sintió uno de los dedos de su profesor juguetear en su abertura que estaba claramente dilatada aun por la penetración, y aquello lo hizo revolverse. Sin embargo, el oír a ciegas los gemidos de von Gottlieb, que claramente pudo intuir que se masturbaba mirándolo, le hizo esbozar una amplia sonrisa que no pasó desapercibido en el adulto.

-Mírame más... Por favor mírame...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Mar Jul 16, 2013 11:11 pm

-¿Quieres que te mire?- Le susurró con voz jadeante mientras se aproximaba a su oreja. El tacto del vientre del adolescente rozando la punta de su miembro lo excitaba de forma peligrosa.- ¿Qué quieres que mire exactamente?

Soltó las manos del más joven quien se apoyó en las paredes para no perder el equilibrio. El profesor, por su parte, comenzó a introducir sus dedos dentro de aquella ansiosa abertura que le pedía nuevas atenciones. Con su miembro ardiendo de deseo y el calor que desprendía en interior del alemán, Friedrich estaba aun paso de perder los papeles.

-Ábrete más... Este es tu castigo, no puedes negarte...- El profesor, sin detener el vaivén de sus dedos, descendió por el cuerpo del alumno dando pequeños besos y mordiscos hasta llegar a su miembro endurecido para acogerlo en el interior de su ávida boca, notando la textura palpitante de aquel órgano y los finos pies de Stephan sobre sus hombros.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Mar Jul 16, 2013 11:23 pm

-¡N-no es justo! ¡¿Es que quieres que me corra otra vez?! -Farfullaba el adolescente trabándose con su propia saliva, logrando una risotada socarrona de von Gottlieb.

-Se supone que un castigo es algo que otro decide por tí, ¿no es así?

-Castígame más entonces... -Jadeó en voz baja Stephan, pero no lo suficientemente bajo como para no ser oído por su acalorado amante.

Aquella habilidosa y viva lengua lo estaba volviendo loco de placer, provocando en su cuerpo movimientos lascivos y espasmos de deleite desconocidos hasta entonces por el muchacho. Aquellos movimientos inconscientes ahondaron el contacto de nuevo, dejando al más joven deseoso de aquella intrusión a la que se estaba volviendo adicto por momentos.

-Métela... por favor. Métemela de nuevo. Dame fuerte...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Mar Jul 16, 2013 11:37 pm

-Soy yo el que decide qué hacer contigo...

El profesor hablaba con rudeza pero su voz entrecortada y viscosa denotaba que él estaba tan deseoso como el adolescente. Su mano ya le resultaba insuficiente y contemplar a su alumno humillado hasta el punto de suplicarle que se lo hiciera allí mismo terminó por hacerle ceder.

Volvió a erguirse y comenzó a restregar la punta enrojecida y caliente en aquella entrada que se dilataba por momentos, ansiosa de acogerle.

-Eres una cerda, ¿sabías?- La lengua del profesor penetró levemente aquella cavidad auditiva.- Pide perdón por ser tan guarra, pedazo de puta, y me lo pensaré...- Dos dedos abrieron aquella cavidad, amenazando con penetrarla en cualquier momento.- Pide perdón, alto y claro... Una zorra como tú necesita de esto de vez en cuando para saber dónde está su lugar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Mar Jul 16, 2013 11:48 pm

Un latigazo de excitación recorrió a Stephan de arriba a abajo al notar la lengua de von Gottlieb en su oreja, que era una zona de alto contenido erógeno para él. Ni siquiera trató de sacar su orgullo. Hacía ya mucho que lo había perdido entre la piel de aquel hombre que lo estaba llevando hacia los confines de su propia perversión con regodeo y regocijo.

Sí, le gustaba a morir.

-Lo siento... Perdóname, profesor... Te lo ruego, fóllame ya... como tú quieras, pero hazlo... Por favor... Por...

Una de las manos de Stephan buscó con avidez el rostro de von Gottlieb, y acabó posándose con sumo cuidado, con una caricia, en aquella mejilla humedecida. Al sentir el suave tacto en su palma, otra sonrisa, esta vez tierna y conejil adornó su rostro.

-Como tú quieras...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Miér Jul 17, 2013 12:31 am

Con una sonrisa triunfal, los secos labios de Friedirch corrieron en busca de aquel contacto, ansiando la unión con aquella boca pequeña y húmeda. Al mismo tiempo que su lengua parecía entablar una batalla contra la del adolescente, colocó su miembro en el lugar adecuado y lo introdujo de un certero empujón, dejando escapar una grave risa de regodeo al sentir como su masculinidad entró por completo dentro de su ahora acompañante sexual.

Las manos del adolescente se aferraron a su rostro, arañándolo levemente. Sin embargo, la sensación de las uñas requebrajando la piel logró excitarle aún más.

Embistió.

Stephan se aferró al robusto cuello del profesor quien succionaba con ansia aquella blanca piel expuesta.

Embistió.

Su miembro parecía vibrar con cada húmeda fricción y con cada gemido que ambos dejaban escapar.

Y embistió una vez más.

Así, reiteradas veces, hasta perder los papeles, hasta que todo su cuerpo se convirtió en una única máquina violenta de dar y recibir placer, ahogándose en las sensaciones y bebiendo del aliento del otro.

-Como me... gus...ta...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Miér Jul 17, 2013 7:48 am

Stephan estaba gritando sin control hundiendo sus gemidos  mezclados con dolor en aquella blanca y húmeda piel, que exhumaba la resonancia de aquella respiración tronante y aquel palpitar incesante y agresivo.

El interior del más joven ya hacía mucho que había perdido su capacidad de contraerse y dilatarse a voluntad. Tanta presión, velocidad y placentera violencia lo habían dejado completamente a merced de su profesor que estaba satisfaciéndose con aquella abertura maltratada del movimiento mecánico del éxtasis.

La masculinidad dura y palpitante de su amante le golpeaba en la zona baja del vientre pinchando con su vaivén sus entrañas aquejadas de tanta fuerza. Sus paredes internas también estaban sensibilizadas con el roce excesivo de aquel intruso que arremetía en su zona de máximo placer íntimo sin consideración.

Stephan se encontraba literalmente derrumbado, con los sentidos embotados, con todas sus sensaciones centradas en el espacio comprendido entre sus nalgas y su ombligo. Había perdido la noción de los latidos, de la respiración, incluso de los sonidos. Su mundo se había limitado nuevamente pero más furiosamente a esa pequeña parte de sí mismo que estaba siendo penetrada una y otra vez.

El führer estaba agarrando el cuerpo lacio del adolescente con una mano mientras con la otra mantenía el equilibrio de ambos, aumentando su poderío al sentir la llamada del orgasmo que iba inundándole cada vez más.

Una vez más Stephan alcanzó un orgasmo con el que todo su cuerpo se tensó unos largos segundos en los que von Gottlieb introdujo varios dedos en aquella boca que temblaba y salivaba en exceso, y posteriormente creyó que la oscuridad total lo había invadido, ya que todo lo que podía sentir lo notaba lejano y disociado de él, señal que su cuerpo había superado con creces su límite.

"De verdad me va a matar así... -Risilla perturbada. -Qué bueno..."

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Jue Jul 18, 2013 10:12 pm

El fuerte brazo de Friedrich apretó con aún más fuerza si cabe el pequeño cuerpo del que era poseedor en aquel momento. Su rostro, enrojecido y brillante por el sudor, esbozaba una mueca desconocida incluso para él mismo. El ceño levemente fruncido, los labios secos y estirados, los dientes apretados...

Llevado por las sensaciones que recorrían su cuerpo, sus gemidos se ahogaron en la espesa melena rubia del adolescente mientras embestía con sus últimas fuerzas en busca del ansiado y satisfactorio orgasmo.

Con un gemido más fuerte de lo normal, el profesor de Transformaciones mordió el pálido cuello del muchacho, marcando perfectamente el contorno de sus alineados y blancos dientes. Extasiado, el hombre salió de aquel interior cálido y acogedor para descargarse en el vientre de su acompañante.

Una vez sintió que sus fuerzas le abandonaban, von Gottlieb se sentó como buenamente pudo en el retrete con el alumno aún entre sus brazos y con las piernas completamente abiertas, dándose un tiempo a recuperar el aliento y permitir que las funciones vitales de su cuerpo volvieran a la normalidad...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Vie Jul 19, 2013 11:45 am

El adolescente no se dio cuenta en qué punto desde que hubo terminado el acto podía volver a ver. En algún momento von Gottlieb debía haberle quitado lo que le tapaba los ojos, estaba claro.

Se retorció levemente, sintiendo un fuerte vacío en su vientre acompañado de un dolor palpitante en su interior y una sensación de humedad cálida que no auguraba algo demasiado bueno. La espalda, el pecho, las piernas, sus genitales... todo se encontraba sensibilizado y muy dolorido. Intentó recolocarse pero lo que logró fue marearse.

Al moverse fue consciente de que estaba reposando sobre los brazos de su profesor, que con una mano firme pero cálida lo tenía bien sujeto para que no resbalase.

"Dios mío... esto no ha sido un sueño..."

Su cabeza trabajaba muy despacio. El dolor y el desgaste, sumado a la agradable sensación pese a todo que invadía su cuerpo, era más fuerte que sus ganas de darle vueltas al coco.

Elevó su mano y la posó, como minutos atrás, en la humedecida mejilla de von Gottlieb con suma suavidad, acariciando con su palma la piel del rostro del más mayor.

-Sin el ceño fruncido te ves mucho mejor...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Vie Jul 19, 2013 9:53 pm

Aquellas palabras rompieron el hechizo que había recaído sobre él desde el momento en el que cedió ante semejantes impulsos. La terrible sensación de bienestar mezclada con algo de vergüenza, arrepentimiento y confusión se asentaron en la boca del estómago al mismo tiempo que aquella pequeña mano se posaba en su rostro.

El tacto era cálido y acogedor. Sin saber bien qué responder, y desde hacía muchos años, el profesor de Transformaciones dijo lo primero que se le vino a la cabeza sin apartar sus ahora grises ojos en los del alumno.

-Y tú con tu pelo natural...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Vie Jul 19, 2013 10:03 pm

-¿Entonces me dejarás ir a tu clase con el pelo rosa, eh? -Se rió Stephan, logrando acabar gimoteando del dolor punzante que recorrió su cuerpo.

Su vocecilla quejumbrosa interrumpiendo la risilla de su propia broma se fue apagando en un suspiro que se evaporó entre sus labios.

-Mi propio cuerpo se ha puesto en mi contra... Tsk...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Vie Jul 19, 2013 10:12 pm

Friedrich respondió con una especie de suspiro mezclado con un gruñido mientras dejaba caer su cabeza hacia delante, apoyando su frente en la del muchacho.

-Por una vez, coincidimos en algo.

Pero era mentira y él lo sabía. No solo coincidían en el hecho de que sus cuerpos hubiesen cobrado voluntad propia, que hubiesen buscado el calor de otro y que no se detuvieron hasta ver sus necesidades satisfechas. El rosa también los unía, la maldición los perseguía, sus caracteres eran similares...

Ambos eran dos cuerdas exactamente iguales que habían terminado por enredarse entre ellas para formar un nudo fuerte y circular, como un barrilete.

-En cuanto me reponga, vete a tu habitación. No quiero volverte a ver deambulando por los pasillos a estas horas...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Invitado el Lun Jul 22, 2013 11:51 pm

Stephan se quedó notando aquel contacto íntimo y cariñoso con su profesor con los ojos cerrados, sintiendo el apaciguarse de ambas respiraciones después de todo lo acontecido. Aunque la cabeza le daba vueltas, tenía la sensación de estar más despejado y ligero que mucho antes de entrar incluso a ese baño.

"Pero luego empezaré a darle vueltas a la cabeza, si me conoceré..." Rió para sus adentros con amargura.

Cuando von Gottlieb separó su frente, Stephan le agarró las mejillas con ambas manos, enmarcando su rostro demasiado delicado para lo curtido que debería estar, entre sus palmas.

Posó sus húmedos labios en los de el führer, tomándose su tiempo para ofrecerle el beso más profundo y cálido que pudo darle, intentando transmitirle aunque fuera una ligera parte del todo que tenía dentro, removiéndole el corazón y la cabeza.

Sin más palabras, se subió la ropa, viendo por el rabillo del ojo cómo von Gottlieb lo miraba cubrirse con aquel traje de oiran que tantos quebraderos de cabeza le había causado.

Cogió sus zapatos y sus accesorios y abrió la puerta del baño, dejando allí a su profesor para espaciar el tiempo de salida entre uno y otro. Antes de irse, le echó una última mirada.

-Ahora tenemos más de un secreto, ¿sabes?

Cerró la puerta despacio. Salió con cautela para dirigirse a las duchas, para no entrar en su habitación con restos tan evidentes de acto sexual, además del picor pulsante que le estaban provocando aquellos arañazos en su piel.

"Me siento muy enredado..."

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barrilete

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.